Los refrigerios o snacks, son tiempos de comida que nos ayudan a mantener los niveles de algunos nutrimentos en nuestros cuerpo para continuar con las actividades vitales y nuestra rutina. También es una manera de distribuir mejor la energía a lo largo del día, y la administración de nuestra energía es importante para mantenernos saludables.

 

Los snacks no deben sustituir a una comida principal (desayuno, comida y cena), sin embargo son importantes para evitar que en estos momentos comamos demás. Ahora la pregunta sería y ¿cómo hacer un snack saludable?, a continuación te dejamos 10 pasos para poder hacer la mejor elección:

 

  1. Deben ser densamente nutrimentales y no densamente energéticos. Esto quiere decir que debemos buscar alimentos que nos aporten más nutrimentos con menos energía, por ejemplo una taza de fruta o verduras aporta menos energía y muchos nutrimentos más que un alimento con poco agua como la fruta deshidratada que nos da más energía y muchas de las vitaminas y minerales ya se han perdido.
  2. No debemos acumularlos. Si tuviste un día pesado en el trabajo o muchas cosas en mente y olvidaste tomar tu refrigerio pero quieres agregarlo a tu siguiente comida, el snack ya no está cumpliendo su función pues la cantidad de energía se incrementaría para el siguiente tiempo de comida.
  3. Las porciones también importan. Para vigilar que las porciones de tus snacks sean adecuados, coloca tus alimentos en un recipiente de tamaño adecuado para evitar comer demás.
  4. Planifica tu día. El tener listos o a la mano, los alimentos para tus comidas principales, así como para tus refrigerios te ayudará a no salirte del plan, eso quiere decir no consumir más de lo que debes.
  5. La variedad ante todo. Elegir siempre el mismo snack no es adecuado, pues entre más variedad mejor, para satisfacernos nuestras necesidades físicas como mentales, a pesar de que nos gusten las rutinas en la comida siempre debemos buscar diferentes opciones.
  6. Snacks por edades. Tendemos a pensar que todos podemos consumir lo mismo en porciones y tipos de alimentos; sin embargo para cada etapa de la vida se debe tener una alimentación específica, igualmente con los snacks, para los adultos los refrigerios no deben ser mayor a 200 calorías comúnmente, mientras que para un adolescente pueden ser entre 200 y 300 calorías. Debes consultar a un experto como un nutriólogo para conocer cuánta energía necesitas consumir al día.
  7. Texturas para combatir antojos. Las texturas cremosas o crujientes son clave para la selección de alimentos para un refrigerio, te ayudarán a combatir esos 20 minutos en los que se presenta un antojo.
  8. Disfrutar de todas las comidas, hasta de los snacks. Tomarte el tiempo para comer de manera consciente es parte de un estilo de vida saludable, para sentirnos saciados es básico para un estilo de vida saludable pues nos permitirá llegar a un estado de bienestar.
  9. Horarios que importan. Los refrigerios debemos consumirlos en horarios no tan cercanos a las comidas principales pues al momento en el que llega la comida o cena podemos comer menos, arriesgándonos a sentir más hambre para la siguiente comida.
  10. Contagia los buenos hábitos. Ofrecer en nuestros ambientes snacks que sean ricos en nutrimentos es parte de la promoción de la salud, podemos ayudarnos en una mejor selección de alimentos y hacernos más fácil el llegar a un estilo de vida saludable.

 

El yoghurt es una opción de snack saludable que aporta la energía y nutrimentos suficientes para este momento del día, Vitalínea® además de ofrecer una rica variedad de productos, es versátil para combinarlo con otros grupos de alimentos y brindarnos un mejor aporte nutrimental. Disfruta de un refrigerio lleno de sabor para todos los días.

 

Escrito por: MNA, Jimena González García

 

Referencias

Smart Snacking For Adults and Teens. 2014. Academy of Nutrition and Dietetics.